La Celestina es uno de los grandes clásicos de la literatura española. Cervantes en su Quijote escribió sobre ella: “libro, en mi opinión divino, si no encubriera lo más humano”. No podía haberlo descrito mejor. El libro está lleno de frases memorables que reflejan un profunda sabiduría y una humanidad con la que todos nos podemos identificar hoy. Esto la convierte en una obra universal.

¿CUÁNDO SE ESCRIBIÓ?

La primera edición se publicó en Burgos en 1499; después aparecieron otras dos en Toledo y Sevilla, en las que el autor añadió varios capítulos.

¿QUIÉN ERA FERNANDO DE ROJAS?

Sabemos de Fernando de Rojas que nació en la Puebla de Montalbán, Toledo; que estudió en la Universidad de Salamanca y que murió en Talavera de la Reina, donde fue una persona muy respetada que ocupó un cargo importante en la ciudad.

Según confiesa él mismo, el primer capítulo pertenece a otro autor; él lo encontró y le gustó tanto que decidió continuar la historia que en realidad se titula “La Comedia o Tragicomedia de Calisto y Melibea”, aunque todos la conocemos como La Celestina.

Sin duda Fernando de Rojas estaba preocupado por el escándalo que podía causar su obra; pues, para evitar problemas,  avisa en el prólogo de “que fue compuesta para advertir a los locos enamorados, que vencidos en su desordenado apetito, a sus amigas (novias) llaman y dicen ser su Dios. Asimismo es aviso para los engaños de las alcahuetas y los malos y lisonjeros sirvientes”. Es decir, que tiene un carácter moralizante.

¿DE QUÉ TRATA LA CELESTINA?

Calisto, un joven de buena familia, se enamora de Melibea; ésta en un principio le da calabazas, con lo que siguiendo el  consejo de uno de sus criados, decide pedir ayuda a Celestina. Una vieja alcahueta y hechicera conocida en toda la ciudad.

La mediación de Celestina funciona;  logra convencer a Melibea de que se encuentre con el enamorado  Calisto en el huerto de su casa. Éste, muy contento, regala a la alcahueta una cadena de oro que la codiciosa mujer se niega a compartir con sus compinches, Pármeno y Sempronio, criados de Calisto. Cuando estos van a su casa reclamar la recompensa, Celestina se hace la loca. Ellos, enfurecidos, la matan; son apresados y ejecutados en la plaza pública.

Los dos enamorados siguen con sus encuentros, pero no pueden escapar a un destino trágico. 

LO HUMANO DE LA CELESTINA

Celestina es manipuladora, sabe como engatusar y convencer, es una “profesional”, una experta en la conducta humana que conoce muy bien las pasiones y locuras que produce el amor y vive sacando partido de ellas.

Busca la simpatía de Melibea hablándole de los problemas de la vejez. También su discurso sobre las diferencias entre  ricos y  pobres podría aplicarse totalmente en la actualidad.

Ella ama su libertad, dice que  prefiere el riesgo de su profesión a trabajar como sirvienta, pues es consciente de la ingratitud de las grandes señoras. Su independencia es importantísima para ella.

Celestina media entre dos mundos pues acude a ofrecer sus servicios a las casas de los ricos pero luego es la reina en un mundo de pícaros, prostitutas y criados que Fernando de Rojas nos muestra con detalle.

Dos versiones de La Celestina en el cine: una es de 1969, la segunda de 1996, dirigida por Gerardo Vera y protagonizada por Penélope Cruz como Melibea, Terele Pávez como Celestina y Juan Diego Botto como Calisto, acompañados de otros conocidos y excelentes actores del cine español.

OTROS PERSONAJES

Pármeno y Sempronio, los dos criados de Calisto,  son ambiciosos y miran sobre todo por su propio beneficio; representan a los bajos fondos de la sociedad.

Pármeno es el más interesante. Evoluciona desde la virtud y la dignidad, ya que en un principio intenta advertir a Calisto de los peligros del amor loco y de Celestina; pero cuando ve que Calisto, ciego de amor, no le hace caso (como suele suceder con los enamorados), decide ayudar a Sempronio y acaba tan corrupto como él.

Sus comentarios muestran su  conocimiento del mundo: “por experiencia lo veo: nunca venir placer sin contraria zozobra (pena) en esta triste vida”. Viene a decirnos con esto de que debemos tener siempre presente que en la vida las alegrías se alternan con las desgracias y que debemos aceptar tanto las unas como las otras.

A Calisto le aconseja: “a quien dices tu secreto, das tu libertad”. 

Su amante Areusa es una mujer libre e inteligente, heredera de Celestina. Ella se ha movido siempre en el mundo de la prostitución, sabe muy bien cómo buscarse la vida.

Calisto y Melibea son miembros de las clases altas,  de un mundo  lleno de convencionalismos sociales, especialmente represivos y peligrosos para las mujeres, que siempre tienen que parecer virtuosas y honradas.

Melibea evoluciona de la inocencia de la infancia y adolescencia, a la sabiduría de la mujer adulta; es mucho más inteligente que su amante, es consciente de las consecuencias de su amor y las afronta. Tiene carácter y sabe lo que quiere: “más vale un buen amante que un mal marido”. Esta frase era bastante revolucionaria en el siglo XV.

Calisto en cambio es un joven egoísta y cobarde al que nada importa tanto como su propio placer.

EL HUERTO DE MELIBEA

No está muy claro dónde transcurre la acción de La Celestina. Algunas teorías apuntan a Toledo, aunque probablemente es Salamanca. Aquí, un pequeño jardín, junto a la Catedral, recibe el nombre de Huerto de Melibea, donde se encuentran los amantes. Desde él se ve además otro de los lugares más atractivos de la ciudad, la modernista Casa de Lis, con un maravilloso museo de Modernismo y Art Decó.

COSTUMBRES DE LA ÉPOCA

A través de las páginas de La Celestina conocemos diferentes aspectos de la vida cotidiana de las dos clases sociales.

Pármeno organiza un banquete con su novia Areusa, Celestina, Sempronio y Elicia con comida robada a su señor. Éste es el menú: “pan blanco, vino, una pierna de tocino, y seis pares de pollos, además de tórtolas””.

En esta comida Celestina habla de las alegrías del vino y  de tiempos pasados y de lo que comía y bebía cuando era más joven, haciendo una apología del vino:

“ con el vino no siento frío en toda la noche… me hace andar siempre alegre…, quita tristeza al corazón,  da esfuerzo al mozo y al viejo fuerza; pone color al descolorido, coraje (valor) al cobarde, al flojo diligencia, conforta el cerebro”, además hace una lista de los vinos más famosos de su época y confirma que es una auténtica “sumiller”:  “oliendo cualquier vino, digo de dónde es”.

Elicia aparece echándose lejía al pelo para aclararlo, diríamos hoy que es “rubia de bote”, y maquillándose para volver a salir de casa y continuar con su vida tras la muerte de su amante Sempronio.

Más entradas  sobre otros clásicos de la literatura:

https://mundoshispanicos.com/es/el-conde-lucanor/

https://mundoshispanicos.com/es/el-lazarillo-de-tormes/

https://mundoshispanicos.com/es/don-quijote-de-la-mancha/

ALGUNAS PALABRAS Y EXPRESIONES

Encubrir es ocultar, o evitar que algo llegue a saberse

Dar calabazas es una expresión coloquial que significa rechazar una proposición amorosa.

Alcahueta y hechicera: una alcahueta es una persona que ayuda, encubre o facilita una relación amorosa. Desde que apareció la obra también utilizamos la palabra “celestina”, para alcahueta. El personaje es también una hechicera, recurre a la magia y a los sortilegios para llevar a cabo sus propósitos.

El compinche es el cómplice de otra persona, especialmente en un acto malo. Ej: El ladrón robó el banco con ayuda de sus compinches.

Hacerse el loco (o la loca), expresión coloquial que fingir que no sabemos o no entendemos para evitar hacer o decir algo que no queremos.

Engatusar es decir a alguien cosas bonitas y engañar para conseguir que haga alto.

Sacar partido de algo es conseguir beneficios de una determinada situación.

El riesgo es el peligro que tiene una determinada situación. El trabajo de Celestina es arriesgado porque podía ser acusada de alcahueta o bruja, cosa que estaba prohibida.

Los bajos fondos de la sociedad  se refiere a las clases más bajas, en concreto a aquellos que viven en un mundo marginal o amoral: delincuentes, prostitutas…

Buscarse la vida es conseguir sobrevivir por sus propios medios.

El sumiller es el encargado de una bodega, alguien que sabe mucho de vinos.

Rubio/a de bote que tiene el cabello teñido de otro color.  Elicia es morena, pero se tiñe el pelo de rubio (amarillo).

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Abrir chat