El Lazarillo de Tormes fue publicado en 1554 en tres ediciones diferentes. Fue un éxito en su época y hoy es considerado uno de los grandes clásicos de la literatura española. A través de las peripecias del protagonista, el pequeño Lázaro, el autor  hace un retrato crítico de la sociedad española del siglo XVI.

¿DE QUÉ TRATA EL LAZARILLO?

Lázaro es un niño, huérfano de padre que desde pequeño tiene que aprender a buscarse la vida. Trabaja como criado para diferentes amos, todos ellos representan distintos aspectos de la sociedad.

El hambre es el tema principal de los tres primeros capítulos; todo lo que Lázaro hace, sus pillerías y travesuras, tienen como objetivo no pasar hambre.

Un lazarillo es también la persona o animal que ayuda a un ciego y le guía.

¿QUIÉN ES EL AUTOR?

Es un gran misterio; no lo sabemos con seguridad, aunque hay varias hipótesis. Lo que está claro es que no es autobiográfico, aunque está escrito en primera persona. Lázaro es un pillo analfabeto, mientras que el autor es sin duda un hombre culto y con espíritu crítico. Algunos estudiosos apuntan a Diego Hurtado de Mendoza, uno de los nobles más importantes de su época.

LÁZARO Y EL CIEGO

Parte del primer capítulo del Lazarillo transcurre en Salamanca; el Tormes es un río que pasa por esta preciosa ciudad. Lázaro comienza a servir a un ciego, un hombre cruel que le maltrata pero del que aprende muchas cosas sobre la vida.

En uno de los episodios más conocidos el ciego, con muy mala intención, le dice a Lázaro que si pone la cabeza sobre un verraco de piedra, oirá como suena; cuando el pobre niño lo hace, el ciego le da un buen coscorrón contra la piedra diciendo: “si quieres servir a un ciego, tienes que saber algo más que el diablo”. 

 

Los verracos son unas misteriosas esculturas de piedra de la época céltica (siglos VI al IV a.C más o menos), encontradas en la zona de Salamanca, Ávila o Segovia. Representan animales, la mayoría toros o cerdos.

LÁZARO EN LA PROVINCIA DEL TOLEDO

Continúan las aventuras de Lázaro y el ciego  por la provincia de Toledo, los pueblos de Almorox y Escalona son los siguientes escenarios.  En la plaza de Escalona (pueblo famoso por su castillo) Lázaro le hace una jugarreta al ciego, le dice que debe saltar para poder cruzar un río pero en realidad el ciego salta para chocar contra una columna con lo que el  se da un buen golpe. Lázaro  se venga así de todos los malos tratos y huye en busca de un nuevo amo.

En otro pueblo toledano, Maqueda, Lázaro entra al servicio de un clérigo, un religioso rico, pero tan tacaño que mata de hambre al pobre Lázaro, que tiene que recurrir a todo tipo de ingenios y engaños para conseguir su comida.

En la ciudad de Toledo entra al servicio de un hidalgo, un noble elegante, bien vestido. Lázaro descubre poco a poco, que su nuevo jefe vive de las apariencias y pasa aún más hambre que él. 

Tras pasar por otros varios señores como un buldero, un alguacil y un monje, Lázaro consigue un trabajo en Toledo con lo que sus problemas económicos terminan, pero su destino sigue siendo cruel. Su nuevo protector, el arcipreste de San Salvador de Toledo,  le casa con su criada que en realidad es su amante. Lázaro se convierte en un cornudo que hace la vista gorda con tal de vivir sin problemas económicos.

EL LAZARILLO Y LA SOCIEDAD

El Lazarillo es un libro muy divertido, con un lenguaje lleno de juegos de palabras, refranes y sabiduría popular, pero también es un drama: detrás está la miseria de los que tienen que vivir al día. Es también una obra muy anticlerical, su ataque a la Iglesia hizo fue fuera censurado. Todos los personajes que aparecen relacionados de alguna manera con la Iglesia son miserables.

El libro fue un gran éxito, tanto que surgieron varias continuaciones, ninguna tan buena como la primera. 

ALGUNAS PALABRAS Y EXPRESIONES

Las peripecias son los cambios imprevistos, las cosas inesperadas que van sucediendo en la vida.

Buscarse la vida es una expresión coloquial que se utiliza cuando tenemos que  conseguir algo por nosotros mismos, sin ayuda de nadie; también para conseguir algún trabajo o medio para sobrevivir.

Un pillo es alguien astuto, que engaña a los demás para conseguir sus objetivos, que hace “pillerías”. Cuando los niños pequeños hacen pequeñas cosas mal para divertirse decimos que hacen travesuras. Un niño travieso está siempre haciendo cosas no muy buenas pero sin malas intenciones.

El ciego es el que no puede ver, el que no puede oír es sordo, el que no puede hablar es mudo.

Un coscorrón es un golpe en la cabeza no muy duro

Vengarse es devolver al alguien el daño, el mal que te ha hecho.

Un avaro es una persona que acumula riquezas, que no comparte con nadie. También podemos decir tacaño o roñoso.

Vivir de las apariencias, aparentar es mostrar algo diferente a lo que se es. Los hidalgos en la España del siglo XVI y XVII pertenecían a la baja nobleza,  en muchos casos habían perdido sus riquezas, su dinero, pero para no perder su dignidad aparentaban vivir bien.

Un buldero, es el que vende bulas. En esta época la Iglesia vendía “el perdón” de los pecados: a cambio de dinero te daban un papel (una bula) que decía que tus pecados estaban perdonados. Esto y otras corrupciones más llevaron al monje Lutero a romper con la Iglesia para iniciar la Reforma Protestante, por eso algunos estudiosos piensan que el autor del libro podría ser un luterano o protestante.

Un alguacil era una especie de policía.

Vivir al día quiere decir vivir sin ahorrar ni preparar nada para el futuro.

Poner los cuernos a alguien es un expresión coloquial que significa ser infiel a tu marido o esposa.

Hacer la vista gorda es pasar por algo, no querer ver algo. La esposa de Lázaro le pone los cuernos con el arcipreste, le es infiel, Lázaro es un cornudo pero hace como que no lo ve, como que no lo sabe, hace la vista gorda.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Abrir chat