Quito y sus monasterios coloniales son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1978.  San Francisco de Quito es la capital de Ecuador desde 1830. La ciudad fue fundada en 1534 por Sebastián de Benalcázar. Su casco histórico es uno de los más bellos de toda Latinoamérica.  Es una ciudad marcada por su geografía, a una altitud de unos 2800 metros y rodeada de montañas.

Quito conserva muchos de los viejos monasterios construidos entre los siglos XVI y XVIII. Las órdenes religiosas, sobre todo las mendicantes, fueron importantes  para consolidar las ciudades coloniales.  Franciscanos, dominicios, mercenarios, agustinos, jesuitas… todos ellos competían por construir sus monasterios en los mejores lugares de las ciudades, poseían tierras y fortunas que procedían de donaciones de familias importantes.

En el siglo XVII Quito tenía menos de 5000 habitantes y al menos 17 edificios religiosos.

EL CONVENTO DE SAN FRANCISCO

El convento de San Francisco fue construido en el XVI, aunque  a lo largo de los siguientes siglos se hicieron en él muchos cambios. Como la mayor parte de las iglesias coloniales, tenía un gran atrio, donde las grandes masas asistían a misa. El atrio se comunica con la plaza por unas interesantes escaleras. La gran plaza tenía entre otras funciones la de mercado. No es extraño que en los bajos de los monasterios se instalaran todo tipo de tiendas y puestos.

El interior de la iglesia de San Francisco es fastuoso. Predomina el Barroco, todo brilla, todo es movimiento y dorados, es un gran espectáculo. Fue una de las iglesias más importantes de la ciudad.

San Francisco fue además sede de una Escuela de Arte, principalmente de escultura. Los indígenas aprendían las técnicas importadas del Barroco español, y llegaron a crear auténticas obras de arte. Dentro del monasterio hay un buen museo de Arte Quiteño, con obras de los dos escultores más conocidos de Quito en la época colonial: Bernardo de Legarda y Manuel Chili “Caspicara”.

CONVENTO DE SAN DIEGO

Fue una recoleta franciscana fundada en el siglo XVI. A él está unida la mítica leyenda del Fraile Manuel Almeida, que vivió en el siglo XVII. Almeida era un crápula, escapaba del convento por una ventana y se iba de parranda, para ello subía trepando por una imagen de Cristo. Esta escena se repetía a menudo, hasta que un día se topó con una procesión funeraria. Descubrió que en el ataúd reposaba él mismo. Esta señal divina le valió para reformarse, y convertirse en un religioso ejemplar.

TESOROS DE SAN DIEGO

La visita guiada por San Diego permite conocer los recovecos y rincones más ocultos del convento, incluso es posible subir a los tejados. Encontramos obras del prestigioso pintor mestizo Miguel de Santiago y de su hija Isabel,  o un bellísimo púlpito con esculturas de Manuel Chili “Caspicara.   Para llegar es mejor tomar un taxi, ya la zona no es muy segura.

En la mayoría de los monasterios e iglesias se colocaban artesonados de madera mudéjares, siguiendo el modelo de los españoles. Estos techos eran buenos para aguantar los movimientos sísmicos tan frecuentes en Ecuador. Se han conservado algunos maravillosos, como los de San Francisco o éste de San Agustín.

En la Sala Capitular del Convento de San Agustín se firmó el acta de independencia de Ecuador en 1809.

La Iglesia de los Jesuitas refleja el poderío de esta orden. Su fachada estuvo originalmente pintada de blanco y azul, los colores de la Virgen de la Inmaculada, a quién está dedicada. Su interior es asombroso, tiene la estructura típica de todas las iglesias jesuitas pues sus arquitectos siguieron el modelo del Gesú en Roma; pero tiene elementos muy novedosos como su bóveda de cañón de piedra; cuando lo normal en la ciudad eran los artesonados mudéjares. Además está totalmente recubierto con una capa de oro que le hace brillar.

MARIANA DE JESÚS

Dentro del Convento del Carmen Alto está el solar donde vivió la Santa más popular de Ecuador. MARIANA DE JESÚS, era una joven de origen aristocrático que vivió en el siglo XVII. Dedicó su vida a ayudar a los pobres. Mariana ofreció su vida a cambio de que pararan los terremotos que estaban destruyendo la ciudad; curiosamente cayó enferma justo cuando éstos cesaron. Ese es su milagro más conocido. Murió joven el 26 de mayo de 1645.

CONVENTO DE SANTO DOMINGO

Fue construido según los planos del arquitecto español Francisco Becerra, que trabajó mucho en Extremadura y Latinoamérica.

En su interior la barroca Capilla del Rosario es sede de la Cofradía del Rosario. Las cofradías o hermandades fueron muy importantes en la sociedad quiteña colonial. A ellas pertenecían personas de todas las clases sociales, españoles y también indígenas.

 

Además de los mencionados hay otros muchos conventos e iglesias que vale la pena conocer, como los conventos de La Merced, las Concepcionistas, la del Sacramento o la Catedral.

ALGUNAS PALABRAS Y EXPRESIONES

Las órdenes mendicantes son las órdenes religiosas que además de rezar tienen como finalidad predicar y colaborar con la sociedad. Surgen a partir del siglo XIII, frente a las órdenes de clausura y vida meditativa. Hacían voto de pobreza, su dinero lo conseguían de donativos. Mendigar es pedir limosna. La persona que pide limosna (dinero o comida) es el mendigo.

El atrio es un patio abierto limitado por unas columnas en la puerta de algunas iglesias. De esta manera las masas podían asistir a las ceremonias.

El puesto es la tienda en un mercado, también en la calle un puesto ambulante.

La recoleta; recoleto es recogido, pequeño y casi desconocido. La recoleta es un convento más pequeño y austero de lo normal.

Un crápula es un juerguista, alguien que está siempre de fiesta.

Irse de parranda es irse de juerga, de fiesta, a beber…

Toparse con es encontrarse.

El ataúd es la caja donde se coloca el cadáver para ser enterrado o quemado.

El recoveco es un lugar escondido.

Los mestizos eran los hijos de español e indígena.

Cesar algo es terminar, acabar.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Abrir chat