Caminando por tierras de Cáceres, una de las dos provincias de la Comunidad Autónoma de Extremadura, vamos a encontrarnos todo tipo de maravillas: variados espacios naturales, ciudades históricas, pueblos que conservan su arquitectura tradicional y una interesante gastronomía.

Garrovillas de Alcónetar es uno de esos tesoros; un pueblo casi desconocido que tiene una de las plazas mayores más espectaculares de España. Conserva un palacio convertido en Hospedería, iglesias y conventos que nos confirman la importancia del pueblo en su historia.

Las PLAZAS MAYORES son las plazas más importantes de los pueblos o ciudades. Su origen está en las plazas de mercado que solían situarse a las afueras. Las reuniones del Concejo, el gobierno de la ciudad, se hacían en las iglesias, hasta que en el siglo XV los Reyes Católicos ordenaron construir ayuntamientos para separar el poder civil del eclesiástico (de la Iglesia); los dos edificios comenzaron a competir por el lugar más importante de  la plaza, que pasó a ser, además de lugar de mercado, escenario para espectáculos y centro de vida de las poblaciones. Los nobles construyeron sus palacios en ellas como símbolo de poder. La versión americana es la Plaza de Armas.

LOS DÓLMENES DE VALENCIA DE ALCÁNTARA

Las tierras de Cáceres han estado pobladas desde tiempos antiguos; lo sabemos porque estos primeros habitantes dejaron sus huellas por toda la provincia; en el Museo Provincial de Cáceres se exponen algunas obras de estos primeros cacereños.

Aunque podemos ver dólmenes y otras construcciones megalíticas por toda la provincia, es en los alrededores  de Valencia de Alcántara, muy cerca de la frontera con Portugal donde se ha descubierto el conjunto más grande: son unas  40 construcciones que se pueden ver realizando unas interesantes rutas de senderismo en un paisaje de alcornoques, encinas y olivos.

Paseando por las calles de Valencia de Alcántara daremos con su Barrio Gótico, cuyas casas todavía conservan su estructura medieval en  ventanas y dinteles, entre ellas está la vieja sinagoga, pues el pueblo tuvo su judería.

A pocos kilómetros de Valencia de Alcántara una buena opción para alojarse es el Hotel Rural el Convento, un antiguo convento de franciscanos convertido en un bonito hotel con un buen restaurante. Es también un lugar histórico pues por aquí pasó el santo más famoso de Cáceres: San Pedro de Alcántara.

SAN PEDRO DE ALCÁNTARA Y EL CONVENTO DEL PALANCAR

San Pedro de Alcántara reformó la orden de los franciscanos en el siglo XVI. Fundó 5 conventos de los que solo ha quedado éste, posiblemente el más pequeño del mundo. Ver como vivían los 8 religiosos en un lugar tan diminuto, en tal extrema pobreza y austeridad, es una experiencia sorprendente.

San Pedro apenas dormía y cuando lo hacía se sentaba en un banco y apoyaba la cabeza en un madero, ayunaba constantemente, Santa Teresa nos lo describe tan delgado que “parecía hecho de raíces de árboles”.

Ayunar es estar sin comer o beber durante un tiempo por motivos religiosos, de salud…

ALCÁNTARA

Si tomamos dirección norte, a menos de una hora, llegaremos a ALCÁNTARA, lugar de nacimiento de este san Pedro.  Alcántara viene de Al-Qantara en árabe, que significa “el puente”. El Puente Romano sobre el río Tajo es una de las grandes obras de la ingeniería en la Hispania Romana. Su construcción  convirtió  este lugar  en un punto estratégico en las comunicaciones entre España y Portugal a lo largo de toda la historia, por eso ha sido utilizado y restaurado con cuidado durante siglos.

“El Puente de Alcántara” es una espléndida novela de Frank Baer, ambientada en la España del siglo XI, las tres culturas están representadas por sus tres protagonistas: un poeta árabe, un médico judío y un guerrero cristiano. Es una lectura imprescindible para los amantes de la Novela Histórica.

El pueblo llegó a ser tan importante que en tiempos cristianos se convirtió en sede de la Orden Militar de Alcántara. El Convento de la Orden, construido en el siglo XV, es una de las mejores obras del renacimiento en Extremadura. Mucha historia ha pasado por sus muros; todavía se pueden ver los estragos del gran Terremoto de Lisboa de 1755, que causó grandes daños en la parte occidental de España.

LAS TIERRAS DEL NORTE

PLASENCIA

Plasencia es la ciudad más importante del norte de la provincia. El rey Alfonso VIII decidió fundar una ciudad para asegurar la zona tras la conquista cristiana. Desde el siglo XV fue señorío de la familia Zuñiga. Ellos construyeron la parte noble de la ciudad, el interesante palacio renacentista de Mirabel, y el Convento de San Vicente Ferrer, hoy transformado en Parador de Turismo.

Plasencia fue un importante obispado, de él dependía gran parte de la provincia. Sus dos catedrales, una construida sobre la otra, están llenas de obras de arte, como el retablo del maestro de la escultura del siglo XVII Gregorio Fernández  o , sobre todo, el divertido coro del misterioso artista Rodrigo Alemán que vivió aquí entre los siglos XV y comienzos del XVI.

Plasencia es un punto de partida diferente para viajar por las zonas verdes y montañosas del norte.

LA SIERRA DE GATA Y LAS HURDES

Esta zona remota estuvo poblada desde tiempos anteriores a los romanos; de los musulmanes apenas nos ha llegado nada. Tenemos mucha más información sobre la comarca desde a partir de la conquista cristiana definitiva a manos del rey de León Alfonso IX, que repartió los territorios entre varias órdenes militares. Con el paso del tiempo fue la Orden de Alcántara la que consiguió hacerse con el poder en casi todo el territorio. Las guerras no terminaron con la llegada de los cristianos: los reinos de Castilla, León y Portugal estuvieron enfrentados casi constante durante gran parte de la Edad Media y la Sierra de Gata estaba justo en la frontera, con lo que fue siempre escenario de batallas y saqueos.

Quizás por su aislamiento hasta entrado el siglo XX, se ha conservado bastante bien su arquitectura tradicional en la mayoría de sus pueblos. En algunos como Villamiel predominan las casas de piedra, en otros como Robledillo de Gata o San Martín de Trevejo las casas suelen tener varios pisos, con piedra en la parte baja y entramado de madera en la alta. Muchas conservan sus cuadras, a veces convertidas en bodegas, sobrados y otras habitaciones.

Un poco más al norte la comarca de las Hurdes fue hasta el siglo XIX parte de los territorios de la familia Alba, vinculados a La Alberca y otros pueblos de la Sierra de Francia.

Las Hurdes conservan alquerías (pequeñas aldeas) de casas de piedra en medio de paisajes naturales no muy transitados como Riomalo de Arriba o el Gasco.

El director de cine Luis Buñuel realizó un documental que pone los pelos de punta sobre la dureza de la vida en estos pueblos a comienzos del siglo XX.

EL JERTE

Seguimos en el norte, en estos paisajes montañosos y verdes, en los que los pueblos están rodeados de parajes naturales particulares.

El Valle del Jerte es conocido también como el Valle del Agua; cascadas como las Nogaledas o gargantas como la de los Infiernos atraen a los amantes de la naturaleza o a los vecinos de la zona, que en verano se bañan en las muchas pozas y piscinas naturales cercanas a los pueblos.

Todos los años, entre marzo y abril, el Jerte se llena de visitantes que llegan a ver el espectáculo de los cerezos en flor. Tradicionalmente estas tierras han sido buenas para la agricultura, los cultivos eran variados, hoy predomina sin duda el cerezo.

LA VERA

La comarca de la Vera es internacionalmente conocida por el Monasterio de Yuste, al que se retiró el emperador Carlos V tras su abdicación en 1556; es un lugar fascinante, construido en plena naturaleza, a pocos kilómetros del pueblo más cercano, Cuacos de Yuste.  Cinco pueblos de la Vera, Valverde, Villanueva, Garganta la Olla, Pasarón de la Vera y el mismo Cuacos, han sido declarados Conjunto Histórico Artístico por la excelente conservación de su arquitectura y costumbres.

Estas tierras son buenas para la agricultura:  árboles frutales, plantaciones de tabaco en las zonas llanas y, sobre todo, el pimentón, son los productos estrella de la Vera.

EL VALLE DEL AMBROZ

La región ha estado habitada desde la antigüedad; en la plaza mayor de Segura de Toro han colocado dos verracos celtíberos, prerromanos.

El pueblo de Granadilla fue abandonado por la construcción de un embalse; años después ha sido parcialmente reconstruido y transformado en una especie de museo y  escuela de formación profesional de agricultura; aunque los antiguos propietarios de las casas las reclaman, quieren volver a su antiguo pueblo.

Hervás es  uno de los pueblos más bonitos de España; su antiguo Barrio Judío tiene gran fama. Las tejas no solo se utilizan para cubrir los tejados, sino los muros de las casas; según dicen por motivos decorativos y prácticos pues así se protegen las paredes de la humedad.

Los bosques del Valle están llenos de robles y castaños que son escenario del Otoño Mágico, un festival anual, en el que se realizan todo tipo de actividades culturales y de naturaleza.

POR TIERRAS DEL SUR

El río Tajo divide la provincia entre  el norte es más montañoso y el sur donde predominan las llanuras y suaves colinas llenas de dehesas y campos de cultivo.

En el sureste, el Geoparque de las Villuercas es una excepción, aquí los pueblos, como Guadalupe o Berzocana, se construyeron en medio de unas curiosas formaciones geológicas.

TRUJILLO

Trujillo es probablemente el pueblo más conocido de la provincia de Cáceres gracias a su casco histórico perfectamente restaurado y conservado. Tiene  uno de los castillos más antiguos de España, iglesias y un sinfín de palacios de piedra, todos con sus escudos de nobleza.

Su Plaza Mayor separa la parte más antigua amurallada de otra más moderna construida a partir del siglo XV.

De Trujillo son algunos de los aventureros que marcharon a América a hacer fortuna, entre ellos Francisco Pizarro, conquistador del Perú,  Francisco de Orellana, que llegó al Amazonas  o mujeres como María de Escobar, que introdujo las semillas de trigo y la cebada en el Perú. Muchos de ellos, o sus descendientes regresaron a su tierra natal y se construyeron ostentosos palacios que hicieron de Trujillo un lugar esplendoroso.

MONTÁNCHEZ

Más al sur, casi lindando con la provincia de Badajoz, está en lo alto de una montaña, defendida por un castillo, el precioso y casi desconocido pueblo de Montánchez. Sus casas blancas en calles estrechas en cuesta, sus plazas y su entorno con bosques de castaños y robles vale una buena visita, aunque son muchos los que llegan atraídos por su gran atracción gastronómica: el jamón.

No muy lejos, cerca del pueblo de Alcuéscar, encontramos otra joya extremeña: la Iglesia Visigoda de Santa Lucía del Trampal, una de las pocas que nos han llegado de este periodo de los siglos V al VIII.

Y hay mucho más…

Si quieres leer más sobre Extremadura pincha aquí:

Cáceres capital

Mérida

Parque de las Villuercas

ALGUNAS PALABRAS Y EXPRESIONES

Las Hospederías de Extremadura son hoteles de cuatro estrellas en edificios históricos o especiales, cuidadosamente restaurados. https://www.hospederiasdeextremadura.es/es/hoteles

La arquitectura megalítica es la las grandes construcciones entre el Neolítico y el Calcolítico o Edad del Cobre, es decir entre el 6000 y el 3000 a.C. (antes de Cristo). “Megalito” viene del griego y significa “piedra grande”. Los dólmenes son un tipo de megalitos que servían como enterramiento o tumbas, o para rituales durante la Prehistoria.

Alcornoques, encinas y olivos son tipos de árboles propios de los paisajes mediterráneos.

Dar con algo es encontrar algo por casualidad o algo que buscas.

El dintel es la parte superior de una puerta o ventana.

Algo imprescindible es algo totalmente necesario, de lo que no se puede prescindir.

Remoto es muy lejano, puede ser en el tiempo, o en el espacio.

El obispo es la autoridad religiosa más importante en una región, es el que tiene el poder religioso y administrativo en su territorio o diócesis.

Estar enfrentado en este caso es estar en guerra.

La cuadra es la habitación en la parte baja de las casas en las que se guardan los caballos y otros animales. El sobrado o desván es la parte superior de una casa que se suele usar para guardar trastos (cosas que no necesitamos).

El saqueo: saquear es coger o apoderarse de todo lo que hay en un lugar por la fuerza.

Poner los pelos de punta, algo que nos pone los pelos de punta es algo que nos impresiona o nos da miedo o terror.

Una casa, un vestido ostentoso es lujoso, que busca impresionar.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Open chat