La cueva de Altamira es uno de esos lugares que nos transportan al mundo mágico de nuestros antepasados. La Prehistoria no es un conjunto de huesos y piedras, sino un larguísimo y fascinante periodo en el que las diferentes especies humanas se abrieron camino y llegaron a crear obras tan espectaculares como las pinturas de las cuevas, las grandes  construcciones megalíticas o complejos poblados y culturas como Los Millares o el Argar.

¿Cuál es la diferencia entre Prehistoria e Historia?

La escritura o la ausencia de ella es el criterio que han elegido los especialistas para hacer esta división en el tiempo de los acontecimientos humanos.

Durante la Prehistoria no hay escritura y todo lo que sabemos sobre estas culturas proviene de los yacimientos arqueológicos.

LAS ÉPOCAS DE LA PREHISTORIA

1. PALEOLÍTICO desde hace 1,2 millón de años hasta más o menos el 10000 a.C.

Según los datos actuales, los primeros pobladores de lo que hoy es España llegaron hace más de un millón de años. Los yacimientos de Orce en Granada y Atapuerca en Burgos nos aportan algo de información sobre esta especie todavía muy desconocida, que parece emparentada con otros restos encontrados en Georgia, en Dmisi: el Homo Georgicus.

LOS YACIMIENTOS DE ATAPUERCA EN BURGOS

En el siglo XIX la construcción de una línea de ferrocarril minero dejó al descubierto varias cuevas. En una de ellas han aparecido los restos humanos más antiguos de Europa. Además del mencionado Homo Georgicus, encontraron, en el yacimiento conocido como Gran Dolina, varios fósiles de una antigüedad de unos 900000 años:  bautizaron a esta nueva especie como Homo Antecessor, de él sabemos, entre otras cosas,  que practicaba el canibalismo.

Encontrar restos humanos de hace miles de años no es fácil, es casi milagroso;  sin embargo, en otro de los yacimientos de Atapuerca, La Sima de los Huesos, hallaron casi completos unos 30 individuos de 500000 años de la especie conocida como Homo Heidelbergensis. Están mezclados con otros muchos fósiles de osos cavernarios. ¿Cómo llegaron a este lugar que parece una trampa para osos?, ¿quién los puso ahí?, ¿los mataron los miembros de otro clan? ¿Cómo eran y cómo vivían estos hombres? Los arqueólogos de Atapuerca tratan de contestar éstas y otras muchas preguntas realizando estudios con las más modernas técnicas.

El equipo de Atapuerca da, además, mucha importancia a la difusión de sus hallazgos, para ello realiza una gran variedad de actividades didácticas y publicaciones. Éste es uno de los motivos por los que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El Museo de la Evolución Humana en Burgos es un buen lugar para conocer los resultados de todas estas investigaciones y aprender de manera muy visual todo lo que se sabe en la actualidad sobre la evolución humana.

LOS NEANDERTALES

Estos parientes nuestros vivieron desde aproximadamente hace 250000 años en parte de Asia y Europa hasta hace 40000 años. Cuando estaban casi extinguidos en el resto del mundo, continuaron viviendo en el sur de la península Ibérica durante unos miles de años más, en convivencia con nosotros, los Homo Sapiens. Los últimos neandertales se han documentado en varias cuevas de Gibraltar hace unos 29000 años. ¿Por qué se extinguieron?, ¿fuimos nosotros, los Sapiens,  los culpables?, ¿fue el clima?.

Algo de ellos perduró en nosotros pues en los últimos estudios con pruebas genéticas, han llegado a la conclusión de que algunos europeos tenemos genes neandertales, lo que indica que ambas especies se mezclaron en algún momento.

Hay muchos yacimientos con restos neandertales en España. Uno de los que más información nos aporta es la Cueva asturiana del Sidrón, en la que han encontrado los esqueletos de una familia de 13 miembros.  De ellos sabemos que  algunos eran pelirrojos y de piel clara, que su vida no era nada fácil, pero tenían grandes adelantos: por ejemplo usaban la corteza de los álamos como analgésico contra el dolor, como una aspirina.

Las últimas investigaciones indican que fueron los neandertales los primeros artistas de las pinturas de las cuevas paleolíticas, que hasta hoy se habían atribuido solamente al Homo Sapiens.

HOMO SAPIENS

Nuestra especie estaba ya en la península Ibérica hace unos 40000 años; los yacimientos arqueológicos de los Sapiens muestran herramientas muy sofisticadas que utilizaban en la caza y la recolección.  Pero lo más llamativo que nos dejaron son las pinturas conservadas en las cuevas en las que habitaron o usaron como santuarios hace miles y miles de años.

LAS CUEVAS DEL NORTE DE ESPAÑA

La aparición de estas pinturas nos indican que los hombres no solo pensaban en comer y sobrevivir; tenían creencias espirituales, pensamientos abstractos que les llevaban a llenar las paredes de las cuevas de diferentes tipos de signos y, lo que más nos impresiona hoy, de unos fantásticos animales, pintados con gran naturalismo.

Ciervos, bisontes o caballos son los protagonistas de las cuevas del norte de España, (aunque hay “arte” paleolítico en otros territorios, es aquí donde son más frecuentes). Algo más rara es la representación de otras especies como osos, cabras, algún que otro pez…, pero ¿por qué pintaban unos animales y otros no?, ¿qué significado tenían para ellos?, ¿tenía que ver con la caza, con su religión? Lo desconocemos, pero lo que sí sabemos es que para ellos estas paredes tenían un valor especial ya que en muchos casos las reutilizaron durante miles de años. Comparando las pinturas de unas cuevas con otras, incluyendo las del sur de Francia, vemos que compartían estos antiguos hombres creencias comunes.

ALTAMIRA
Quizás es la de Altamira la mas famosa de las cuevas españolas, por su curiosa historia y por tener uno de los conjuntos de animales más maravillosos de todos los encontrados. Los bisontes y ciervos de Altamira están pintados con gran detalle, en diferentes posiciones, utilizando el relieve de la roca para darles volumen y un mayor realismo. Tienen unos 17000 años. Su conservación no es fácil, por lo que la cueva original está cerrada al público, pero se puede visitar la magnífica reproducción hecha en el Museo de Altamira, cerca de Santillana del Mar. Hay también otra reproducción en el Museo Arqueológico de Madrid. 

Son pocas las cuevas con pinturas en las que se permite la entrada al público; Tito Bustillo o la Peña del Candamo en Asturias;  las Cuevas del Monte del Castillo,  el Pendo o Covalanas en Cantabria son algunas de ellas. Es fascinante entrar  y ver in situ estos lugares en los que hace tantos miles de años nos dejaron nuestros antepasados esas magníficas y misteriosas representaciones. 

El Museo de Prehistoria de Santander es, sin duda, uno de los mejores en España de esta temática. Los objetos encontrados en muchas de estas cuevas son expuestos al público mediante una presentación muy atractiva, didáctica y amena.

2. NEOLÍTICO entre el 10000 a.C y el 3000 a.C

Hacia el 10000 a.C.  los hombres comenzaron a cambiar su sistema de vida, descubrieron la agricultura y la ganadería y empezaron a manipular y explotar su entorno. Esta nueva manera de ver la vida llegó a nuestros territorios hacia el 6000 a.C; aunque antes de estas fechas ya había algunas tribus que podrían considerarse seminómadas. Durante un tiempo largo los dos sistemas de vida, el nómada y el sedentario, coincidieron en la península Ibérica: unos grupos vivían a la manera tradicional, mientras que otros optaban por adaptarse a los nuevos tiempos; todo dependía de las circunstancias.

También ellos nos dejaron sus huellas arqueológicas en tumbas, restos de cabañas y, sobre todo, en sus  pinturas. Esta vez las realizaban en rocas al aire libre, llamados abrigos, en barrancos con ríos cercanos. La UNESCO ha declarado Patrimonio de la Humanidad el conjunto de cuevas neolíticas del Levante español.

LA VIDA COTIDIANA EN EL NEOLÍTICO: PINTURAS Y CERÁMICAS

Escenas de caza,  de apicultura (cría de abejas como en la cueva de la Araña, Bicorp, Valencia), danzas mágicas, barcos y otros momentos de la vida cotidiana de los neolíticos quedaron fijados en las paredes rocosas de las tierras levantinas y del sur de España.

 El Museo de la Valltorta en Castellón es un punto fundamental para conocer más sobre estas culturas. Organizan visitas guiadas imprescindibles para apreciar  el valor y posible significado de estas pinturas de los muchos abrigos que forman parte del Valle. La Cova Remigia es una de las más conocidas.

Los hombres del Neolítico fabricaban utensilios para su vida cotidiana. La cerámica servía para guardar los alimentos, beber o comer.  En el yacimiento  de la Cueva de los Murciélagos en Albuñol, Granada, han hallado varias  tumbas en las que se han conservado objetos como estas sandalias que tienen más de 5000 años.

El poblado neolítico de Bañolas o las Minas de Cavá en Barcelona son otros dos destinos fundamentales en nuestro viaje arqueológico por la Prehistoria.

3. LA EDAD DE LOS METALES: COBRE, BRONCE Y HIERRO.

Hacia el 3000 a.C. los hombres empezaron a experimentar con nuevas tecnologías, que, poco a poco, cambiaron su vida: el cobre se convirtió en un metal muy valorado. Las piezas de cobre eran objetos de lujo, que se solían utilizar en contextos religiosos o simbólicos más que en la vida cotidiana; con el tiempo se convirtieron en indispensables  y se usaban para todo. Hacia el 1700 a.C. el bronce, mucho más resistente, causó furor y se puso de moda entre las élites para ser adoptado después por todas las clases sociales, como había sucedido con el cobre; por último  el Hierro, que comienza a aparecer en los yacimientos en torno al 800 a.C.

LOS MEGALITOS

Desde el final del Neolítico aparecen en toda la península grandes construcciones megalíticas:  dólmenes, menhires o cromlech eran el resultado de un trabajo en equipo en el que un gran número de personas, muy organizadas, eran capaces de mover piedras de hasta 150 toneladas. Levantaron así  conjuntos que ha sido interpretados como santuarios o tumbas y que fueron muy comunes en Europa desde finales del Neolítico hasta al menos la época del Bronce.

De nuevo nos faltan datos para interpretar su auténtico significado, pero muchos de ellos están orientados a la salida o puesta de sol, con lo que deducimos que debían tener unas creencias muy apegadas a la naturaleza. Los dólmenes se usaban como tumbas colectivas.

MEGALITOS DE ANTEQUERA

Son muy numerosos los megalitos en la península Ibérica. Pero un grupo de ellos han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO: los de Antequera en Málaga.

El Dolmen de Menga tiene la peculiaridad de estar orientado a una montaña con forma de rostro humano, conocida como la Peña de los Enamorados; lugar de leyendas desde tiempos remotos; han encontrado en ella unas pinturas neolíticas, que de alguna manera podrían estar conectadas con los megalitos de Antequera.

EL COBRE: LOS MILLARES

También son muchos los yacimientos que están apareciendo de los periodos del Cobre y el Bronce, pero, en este caso, nuestro viaje arqueológico nos lleva a Almería, ya que aquí se han encontrados los restos de dos ciudades representativas de dos diferentes épocas que desde su descubrimiento han marcado la historia de la arqueología española.

Los Millares fue un poblado importante en la Edad del Cobre; todavía podemos ver parte de las murallas que dividían la ciudad en diferentes zonas de cabañas redondas construidas in mucho orden; fuera estaba la necrópolis, la ciudad de los muertos, en la que se han encontrado numerosas tumbas con objetos de cobre: joyas, armas y cerámicas. Eran tumbas colectivas hasta que aproximadamente en el 2200 a.C llegaron a la ciudad unas nuevas gentes. Eran los de la Cultura del Vaso Campaniforme, reconocibles por un tipo de cerámica muy especial; ellos trajeron desde fuera nuevas ideas y tecnologías, además de nuevas costumbres como el enterrarse en tumbas individuales a las que se llevaban para el más allá sus objetos valiosos.

Hay otros yacimientos del cobre que dan enormes sorpresas como Valencina de la Concepción en Sevilla o la Pijotilla en Badajoz.

EL BRONCE

También en Almería encontraron una nueva población que dio nombre a una cultura: el Argar.  Sus  casas eran  rectangulares y estaban construidas  en terrazas. Su elemento más característico es un tipo de cerámica muy particular,  que se puso de moda en toda la comarca; los vasos recipientes del Argar eran codiciados por todos y tenían gran éxito comercial.

En otros lugares de la península, la época del Bronce dio lugar a fenómenos culturales diversos como las Motillas en Castilla la Mancha, unas misteriosas construcciones con pozo y fortificación concéntrica, como la de Azuer; o las estelas del Guerrero en el suroeste de la Península, que son una especie de lápida o estela en las que los guerreros representados que llevan  objetos curiosos como peines y espejos, además de las armas.

Son muchos los misterios que guarda la Prehistoria, pero precisamente por eso es un periodo tan apasionante que no deja de darnos sorpresas. Cada nuevo descubrimiento puede cambiarlo todo, añadir más luz a lo poco que sabemos, pero también plantearnos nuevas preguntas.

ALGUNAS PALABRAS Y EXPRESIONES

RECUERDA: a.C, significa antes de Cristo y d.C. después de Cristo. El nacimiento de Jesús sirve de fecha límite entre dos periodos, es una de las maneras de contar el tiempo. 

El antepasado son los antecedentes, los parientes lejanos de una persona o un grupo de gente; mientras que los descendientes son las generaciones futuras.

El yacimiento arqueológico es el lugar donde se encuentran restos del pasado: fósiles, objetos… en muchos casos es necesario excavar bajo la tierra para poder encontrarlos. El fósil es un resto que queda petrificado en la tierra. En el lenguaje coloquial un fósil  es algo anticuado.

Un pariente es un miembro de la misma familia.  Estar emparentado con alguien es pertenecer a la misma familia.

Sofisticado muy refinado, elegante, o también avanzado.

El santuario lugar sagrado, santo, en el que se venera a un dios, reliquia, espíritu…

Ameno es entretenido, que hace pasar el tiempo de manera agradable. Ameno puede ser un libro, una conversación, una clase.

El entorno es el conjunto de personas, ambiente, cultura, todos los factores que rodean la vida de una persona.

Un nómada es una persona que no tiene un domicilio fijo, que vive de un lado para otro. Lo contrario es sedentario, que está siempre en un mismo lugar. Las tribus seminómadas pasaban una parte del tiempo en un mismo lugar, pero también algunos meses viajando.  Podemos usar sedentario para una persona que no hace mucho deporte, ni actividad física.

Causar furor en este sentido es estar en el punto más importante de la moda. EJ. Este año causan furor los pantalones cortos.

Remoto es muy lejano en el tiempo pero también puede ser en el espacio.

Otra entrada sobre la Historia de España: la Hispania Romana

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Open chat