La Mezquita-Catedral de Córdoba es, junto al casco histórico de la ciudad, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1984. Es un bosque mágico de columnas y arcos que nos transporta a otro mundo.

La  Edad Media en España está marcada por la llegada de los musulmanes en el año 711; unos años después Abderramán I “el emigrado”, de la familia Omeya, puso la capital en Córdoba; en  785 comenzó la construcción de nuestra mezquita.

¿QUIÉNES ERAN LOS OMEYAS?

Poco tiempo después de la muerte de Mahoma (Muhammad) en 632 , el Islam, que significa “sumisión a Dios” en árabe, se dividió en dos grupos:  los partidarios de la familia de Alí, yerno del profeta, llamados chiítas, y los sunníes, que querían como califa a Al Muawiya, un miembro de la familia Omeya. Vencieron los omeyas que pusieron su capital en Damasco, en Siria.

En el año 750 todos los omeyas fueron asesinados. Sus enemigos, los abbasíes, se hicieron con el poder y se llevaron la capital del califato a Bagdad, Irak. Fue una terrible masacre, pero se salvó un príncipe, Abderramán “el emigrado”, que salió por patas y  huyó a la otra punta del Imperio; allí consiguió apoyos y se proclamó emir de Al-Andalus.

Unos dos siglos después, uno de sus sucesores, Abderramán III, se nombró califa, convirtiendo a Córdoba en la capital de un Califato independiente de Damasco.

LA MEZQUITA DE LOS VIERNES

Cada barrio de la ciudad tenía su mezquita, pero era necesario construir una mezquita mayor para la oración de los viernes, día en el que todos los musulmanes se reúnen para rezar. Córdoba era una gran ciudad, la mezquita debía ser amplia y espaciosa, con techos altos, para que los fieles pudieran respirar sin problemas. El arquitecto ideó un sistema ingenioso: para aumentar la altura del edificio utilizó un sistema de arcos superpuestos de dos colores. En esta primera mezquita se utilizaron columnas y capiteles de una iglesia anterior que estuvo en el mismo lugar; es decir, que practicaron el reciclaje.

LAS AMPLIACIONES DE LA MEZQUITA

Córdoba crecía  sin parar;  llegó a ser una de las mayores ciudades del mundo en el siglo IX, por eso fue necesario ampliar la mezquita varias veces.

El emir Abderramán II, tan guerrero como poeta, dobló el espacio e introdujo novedades como las columnas de distintos colores hechas especialmente para el edificio. Esta parte es la peor conservada puesto que los cristianos construyeron en ella su catedral.

El Califa Abderramán III, “el victorioso”, mandó construir el alminar, la torre desde el que al almuecín llama a la oración. No se ha conservado el original, lo que vemos actualmente es el campanario del siglo XVI.

La ampliación más espectacular es la que hizo Al- Hakam II, este califa erudito, amante de las ciencias y las artes, mandó construir la parte más famosa de la mezquita, la cúpula ante el mirhab y la maqsura.

El mihrab es un nicho, un hueco en la pared, que marca la qibla, el muro del edificio orientado a la Meca, pues los musulmanes rezan mirando siempre en esta dirección.

La cúpula ante el mihrab se hizo con mosaicos dorados y de colores, al estilo bizantino. Las cúpulas son para el Islam símbolos del cielo, representado por esferas.

Como suele suceder en todas las mezquitas, la luz es un elemento esencial,  sabemos que en tiempos de los omeyas que había 280 lámparas. La luz es un símbolo del mismo Allah (Dios).

Puesto que en la historia del Islam más de un gobernante fue asesinado cuando acudía a rezar, fue necesario levantar en las mezquitas un espacio reservado para ellos, es la maqsura (junto al mihrab). Estaba unida al alcázar, o palacio de los califas, por un pasadizo secreto.

Si al Hakam II fue un califa brillante, su hijo Hischam fue un desastre, un sinsustancia manipulado sin problemas por el verdadero gobernante, Almanzor, un gran jefe militar que mantuvo a raya a los cristianos. Él mandó levantar la última ampliación de la mezquita. 

La muerte de Almanzor fue el principio del fin de los omeyas, las guerras civiles acabaron con la disolución oficial del califato en 1031. Al Andalus se dividió entonces en numerosos reinos: los Reinos de Taifas.

¿UNA MEZQUITA-CATEDRAL?

Cuando los cristianos conquistaron Córdoba, decidieron no destruir la mezquita mayor, pero sí la transformaron en catedral, para ello adaptaron algunas de sus partes; la Capilla de Villaviciosa, servía de altar mayor en la vieja catedral gótica del siglo XV.

En el siglo XVI hubo una gran polémica, pues unos querían construir una gran catedral moderna, renacentista mientras otros se negaban. Fue Carlos I el que tomó la decisión: construir la catedral pero destruyendo lo menos posible la parte musulmana. La difícil tarea recayó en la familia de arquitectos Hernán Ruiz. Dicen que Carlos I quedó horrorizado cuando lo vio y dijo algo así como “habéis destruido lo único para sustituirlo por lo que se ve en todas partes, si lo hubiera sabido…”. En cualquier caso, la Catedral es parte de la historia del edificio, la integración entre los dos espacios no se hizo mal, la labor de Hernán Ruiz fue muy inteligente; mucho peor hubiera sido destruirla completamente, como sucede casi siempre que se superponen las culturas.

https://mezquita-catedraldecordoba.es

ALGUNAS PALABRAS Y EXPRESIONES

Al -Andalus es el nombre que los musulmanes dieron a sus territorios en lo que hoy es España y Portugal.

El yerno es el esposo del hijo o hija. La nuera es la esposa del hijo/a. 

El profeta es la persona que puede ver y contar cosas que todavía no han sucedido. Predice lo que va a pasar en el futuro, en sentido religiosos es un enviado de Dios para dar un mensaje. Para los musulmanes Mahoma es un profeta, igual que Jesucristo.

El califa es el sucesor de Mahoma, el jefe religioso y político, mientras que un emir es un gobernador político y económico, no tiene poder religioso. Córdoba fue primero un emirato dependiente en el aspecto religioso y simbólico de Damasco, hasta que Abderramán III se nombró califa y cortó los lazos con Bagdad.

Una masacre es una matanza de muchas personas, generalmente indefensas.

Salir por patas significa salir corriendo de una situación que no quieres, escapar. Las patas son las piernas. Los animales tienen patas, no piernas; una mesa tiene patas.

Irse a la otra punta signifIca irse lo más lejos posible.

Los fieles, una persona fiel es alguien constante en sus amores, amistades, ideas…, los fieles son también los creyentes, los seguidores de una religión.

El Imperio Bizantino es el heredero del Imperio Romano, que continuó hasta el siglo XV en la parte oriental, la zona de Grecia, Turquía y los Balcanes.

Un sinsustancia es en lenguaje coloquial una persona frívola, o poco interesante, sin gracia, poco profunda.

Mantener a raya es tener a alguien o algo controlado.

 

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Open chat